EL BOXEADOR Jeff Horn, hijo predilecto de Brisbane, Australia, regresa al ring para defender por primera vez el título mundial que le arrebató al legendario Manny “Pacman” Pacquiao.  Horn (17-0-1, 11 KO) arriesgará su nueva corona de peso wélter de la Organización Mundial del Boxeo (WBO) contra el contendiente Gary “Hellraiser” Corcoran (17-1, 7 KO), londinense que se encuentra entre los mejores 10, en lo que será la primera pelea de este británico fuera de Reino Unido. La pelea de Horn contra Corcoran por el campeonato mundial de peso wélter se llevará a cabo el 13 de diciembre en el Centro de Convenciones y Exhibiciones de Brisbane, y se televisará en directo y de forma exclusiva a las 6:30 de la mañana (EST), en ESPN y ESPN Deportes.

“Jeff Horn no solo fue la sorpresa del año en el boxeo, sino que también fue el protagonista de la historia del año al derrotar a Manny Pacquiao bajo una presión inmensa, frente a una multitud récord en su ciudad natal, frente a más de 51 000 fanáticos”, dijo Bob Arum, promotor del Salón de la Fama, quien presenció el encuentro desde un asiento al lado del ring. “Jeff no solo estaba listo, sino que estaba muy bien preparado y lleno de poder. Ahora se enfrenta a su primera prueba como campeón mundial contra Corcoran, y parece que será una pelea sensacional considerando que a ambos les gusta pelear con estrategia de ataque”.

“Con Horn contra Corcoran, ESPN se enorgullece de añadir otra pelea de alto perfil en Top Rank on ESPN, justo después de la pelea histórica de Lomachenko contra Rigondeaux el 9 de diciembre,” dijo Burke Magnus, vicepresidente ejecutivo de programación de ESPN. “Horn es una estrella en ascenso en el mundo del boxeo, y gracias al gigantesco éxito de su pelea contra Pacquiao, junto con su rendimiento en el ring ese día, tiene muchísimos fanáticos que cada día son más”.

Horn, exprofesor de educación física en una escuela y participante de Las Olimpiadas de 2012, capturó la atención del mundo cuando derrotó a Pacquiao, el favorito y el único campeón mundial de octava división, durante una encarnecida pelea frente a 51 000 espectadores en el Estadio Suncorp de Brisbane el 1 de julio. Horn, quien no era el favorito para ganar, con 12 a 1 en las apuestas, no permitió que el momento o Pacquiao lo intimidaran. Hizo presión sobre el campeón y lo acorraló durante las 12 agonizantes y emocionantes rondas. Además de convertirse en campeón mundial, Horn también se convirtió en motivo de festejo en dos continentes.

El evento principal del campeonato mundial de peso wélter de la WBO entre Pacquiao (59-7-2, 38 KO) y Horn (desde la media noche hasta la 1 de la mañana, ET) llegó a su punto máximo de espectadores durante la última media hora de la pelea: casi 4.4 millones en ambas redes.