Kevin Magnussen no podría haberlo hecho mejor en su camino hacia el octavo lugar en el Gran Premio en México, de acuerdo con el equipo Haas de Fórmula Uno. Magnussen y su compañero Romain Grosjean fueron los pilotos más lentos en lo que resultó ser una difícil sesión clasificatoria para Haas el sábado, pero ambos subieron de lugar cuando se aplicaron penalizaciones a otros conductores que iban más adelante en la carrera.

Después de un inicio rápido y de negociar con éxito los incidentes de la primera vuelta, Magnussen se encontró dentro de la zona de puntos durante las primeras etapas de la carrera del domingo. A pesar de haber sido rebasado por Sebastian Vettel a media distancia, Magnussen aprovechó las retiradas de Nico Hulkenberg y Daniel Ricciardo para avanzar otras dos posiciones, antes de enfrentarse a Lewis Hamilton y Fernando Alonso en las últimas etapas.

Cuando le preguntaron cómo evaluaría la participación de Magnussen, el director de Haas, Guenther Steinter, respondió: “Diez de diez. No pudo haber hecho más con nuestro auto para mantener atrás a Hamilton y a Alonso. Eso es lo más importante y en toda la carrera no se equivocó”.

“No tuvimos suerte, nos lo ganamos, estábamos en el lugar correcto en el momento correcto, obviamente. Pero si se le da la oportunidad, podría ir a toda velocidad… sus tiempos fueron muy respetables, así que no fue cuestión de suerte. Manejó de forma fantástica”.

“Fue un gran logro. Nadie se dio por vencido, comenzando por el piloto que no se rindió. Si vas al inicio de una carrera de F1 como un hombre derrotado, nunca obtendrás puntos. Nos dieron una oportunidad y la tomamos. Hizo un trabajo fantástico. No se puede hacer mucho mejor que eso.”

Magnussen dijo que la capacidad de su equipo de darle la vuelta a la decepción que tuvieron en la carrera de clasificación hizo que el resultado se sintiera como una victoria.

“Fue una carrera perfecta, no pudo haber salido mejor”, explicó Magnussen. “Pudimos simplemente habernos rendido y tirar la toalla justo después de haber entrado en la clasificación. El sábado fue un día muy duro para todos y esto fue como una victoria. Fue increíble y una gran recompensa para todos después de trabajar tan duro”.

“Nadie se rindió y todos saben que no somos el peor equipo ni estábamos destinados a estar en el último lugar. Nuestro destino era estar en la zona de puntos, luchar y llegar dentro de los primeros diez. Nos aferramos a eso y estoy muy orgulloso del equipo por esto”.

Después de una carrera de pesadilla en el Gran Premio de Estados Unidos, Haas ahora está a un punto de recuperar el séptimo lugar en la clasificación de constructores de Renault, después de que el fabricante francés sufriera de una doble retirada en México.

“Vamos a seguir luchando, añadió Magnussen. “No va a ser fácil, eso lo podemos ver, pero seguiremos luchando en el campeonato de constructores y nos vamos a divertir hasta el final”.