Después de la vuelta de calificación record del sábado Lewis Hamilton de seguro no esperaba quedar confundido y triste después de la primera carrera de la nueva temporada de la Fórmula Uno.

Hamilton dominó todo el fin de semana, llevándose la pole con casi 0.7 segundos de ventaja sobre el resto de los pilotos y se sentía con confianza la mañana del domingo después de dar una clase maestra en la clasificación. El campeón defensor tenía todo el optimismo que su intento por ganar un quinto título iniciaría de la mejor manera posible. Sin embargo, ese optimismo se derrumbó en cuestión de segundos cuando la Ferrari de Sebastian Vettel abrió la temporada con una victoria, de la misma manera que inicio la temporada pasada.

Si Hamilton hubiera sido pasado en la pista entonces probablemente hubiera quedado menos perplejo. Sin embargo, después de dominar desde la pole por 20 de las 58 vueltas de la carrera, Vettel tomó la ventaja por sobre Hamilton después de aprovechar una parada de pits bajo el virtual safety car y luego emergiendo al frente.

Aunque no sea la forma más satisfactoria de ganar una carrera, Vettel, quien admitió que Ferrari no tiene la misma velocidad que Mercedes, se complació de haber capitalizado la ocasión.

Mercedes llamó a Hamilton a los pits en la vuelta número 20 para igualarse con la parada de Kimi Räikkönen, quien estaba en segundo y terminó en tercer lugar. En ese momento, Hamilton llevaba una muy cómoda ventaja de más de seis segundos sobre Vettel. El auto se veía bien y no parecía tener problemas al frente del grupo.

Sin embargo, Ferrari decidió mantener a Vettel fuera y cuando el retiro de Romain Grosjean en un costado de la pista resultó en un virtual safety car en la vuelta 26, Ferrari aprovechó completamente la situación. Con los autos en pista forzados a conducir a velocidad reducida, Ferrari tuvo la oportunidad de poner a su auto en la delantera.

Hablando después de la carrera Hamilton mencionó, “Aún en este momento no comprendo qué ocurrió. Hice todo lo que consideré que necesitaba hacer. Incredulidad fue lo que sentí desde ese momento hasta el final… No lo puedo creer ya que hice todo lo que se suponía de tenía que hacer. Manejé tan bien como podía y no di una vuelta mala.”

Posteriormente Hamilton explicó, “En la carrera tuve herramientas extras, pude haber estado con mayor ventaja al entrar a la primera parada de pits. Pude haber estado más adelante después de ella. Pero pudo haber habido tantas cosas buenas que pudimos haber hecho, pero si algo te dice una cosa y consideras que estás haciendo todo como debe ser y dentro de los límites, entonces no hay nada que puedas hacer. Es un esfuerzo de equipo pero cuando te basas en computadoras, en datos y en tanta tecnología para la estrategia correcta, me gustaría que dependiera más de mis propias manos. Obviamente nunca es fácil perder un gran premio y aún así conseguimos el segundo lugar, pero se siente un poco como derrota.”

El campeón del mundo agregó, “Todos en el equipo lo sienten pero hubo tan buen trabajo y tanta positividad para continuar. Aún así obtuvimos el segundo lugar hoy así que se siente un poco como derrota, pero no lo es. Aún tenemos un resultado positivo, tenemos un gran auto y aún somos los campeones del mundo. Con un par de ajustes podemos ganar la siguiente carrera, yo creo eso.”

0.664s clear. This lap felt amazing 🙌🏽 #Repost @f1 #F1 #Formula1 #AusGP @mercedesamgf1

Публикация от Lewis Hamilton (@lewishamilton)

Mercedes no le dio a Hamilton ninguna instrucción especial para poder manejar la situación y quitarle la ventaja que Ferrari disfrutaba al entrar a pits cuando estaba el virtual safety car y al final el jefe de equipo de Mercedes, Toto Wolff, admitió que habían cometido un error.

De acuerdo a Wolff, el software que Mercedes usa para calcular el espacio que Hamilton necesitaba establecer para poder permanecer adelante generó un número equivocado. Como resultado, el equipo pensó que Hamilton tenía tiempo suficiente, incluso con el virtual safety car, así que no le aconsejaron que fuera más rápido y que ampliara la separación.

“El software o sistema que hemos estado usando por cinco años nos dio el número equivocado”, mencionó Wolff. “Él no hizo nada malo. Todo fue por culpa de un error de software o un algoritmo que simplemente estaba mal.”

Es completamente entendible que Hamilton se sintiera confundido después de la carrera. Estaba liderando desde la pole y parecía completamente en control de la situación hasta el momento en que perdió la ventaja. Había logrado una separación por delante de las dos Ferrari que lo seguían y en ningún momento pareció que cualquiera de ellos tuviera la velocidad para disminuir la separación, mucho menos pasar al líder.

Se sabía que el rebasar en el Albert Park es extremadamente difícil y una vez que Vettel logró ponerse al frente había poco que Hamilton pudiera haber hecho, más que mantener la presión sobre él. En algún momento Hamilton se puso a menos de medio segundo de Vettel una vez que continuó la carrera, pero se salió de la pista en su persecución antes de eventualmente darse por vencido en tratar de ganar, “tenía hambre por intentar y recuperar y estaba arriesgando todo. Pude haber perdido todos los puntos. Pero eventualmente tuve que tomar una decisión sensata. Todavía le queda mucho a este campeonato y no se gana todo en una sola carrera.”

Después de la carrera incluso Vettel admitió que Ferrari ganó gracias a un golpe de suerte, “tuvimos un poco de suerte con los tiempos del safety car. Si estás al frente puedes controlar la carrera, sabemos que es difícil sobrepasar. Lewis probablemente fue el más rápido de entre nosotros tres pero así resultaron las cosas.”

💥⚡️💥 part 02

Публикация от Lewis Hamilton (@lewishamilton)

Fue la victoria número cuarentaiocho en la carrera de Vettel y su podio número 100, en su carrera número 200 en la F1. Él es ahora el cuarto piloto en tener 100 podios, uniéndose a Hamilton, Michael Schumacher y Alain Prost. Al final, Vettel terminó la carrera con cinco segundos completos por delante de Hamilton.

Hamilton probablemente se pregunta ahora qué debe hacer si quiere ganar en Australia de nuevo. Ya ha ganado dos veces ahí, pero en los últimos cinco años no ha podido convertir su pole en una victoria en cuatro ocasiones distintas.

El día mostró que la confianza de Mercedes en su auto está justificada, pero su confianza ha sido golpeada ya que siempre han confiado mucho en su proceso de toma de decisiones.

Para Vettel es el inicio perfecto de campaña. Aún espera poder ganar su quinto título, igualando a Juan Manuel Fangio. Durante las pruebas y la preparación de su auto se mantuvo prudente. Cuando fue vencido en la clasificación por Hamilton, tenía la confianza de que Ferrari mejoraría en la carrera y mostró que el equipo está determinado en hacer todo lo posible para retar a Mercedes, incluso cuando sus autos no son tan buenos.

Después de la calificación, Hamilton bromeó diciendo que quería “borrar la sonrisa” de la cara de Vettel, un comentario que no fue muy bien recibido por el alemán. Vettel mencionó que prefería enfocarse en la carrera y finalmente, logró salir con los puntos. Mercedes ahora examinará el cómo después de un excelente desempeño en la calificación y un dominio temprano en la carrera, dejaron a su piloto defensor del título preguntándose por qué no pudo ganar la carrera.

En otra parte de la carrera, Daniel Ricciardo de Red Bull tuvo una excelente recuperación para terminar en cuarto lugar viniendo desde el octavo lugar de la parrilla y aunque su coequipero, Max Verstappen, solo logró llegar en sexto después de un trompo poco característico, los autos del equipo aún se ven fuertes.

McLaren también disfrutó de su mejor resultado desde 2016 con Fernando Alonso logrando el máximo de su nuevo motor Renault terminando en quinto. Nico Hulkenberg llegó en séptimo para Renault, por delante de Valtteri Bottas quien se recuperó de su decimoquinto lugar en la parrilla. El segundo McLaren, de Stoffel Vandoorne, terminó en noveno y el segundo Renault, de Carlos Sainz, terminó en décimo.

Ricciardo estuvo presionando fuertemente a Räikkönen durante toda la segunda mitad de la carrera buscando un lugar en el podio, pero Räikkönen condujo excepcionalmente bien para mantenerlo atrás y retener el tercer lugar. Posteriormente Ricciardo mencionó, “Creo que estábamos muy cerca de Ferrari y nuestro ritmo de carrera es fuerte. El estar tan cerca del podio y tener la vuelta más rápida es definitivamente una forma alentadora para comenzar la temporada.”

La siguiente parada de esta temporada es el GP de Bahréin, a realizarse el domingo 8 de abril y Mercedes de seguro revisará completamente sus sistemas antes de la carrera. Hamilton de seguro sentirá más presión ahora y todos los ojos estarán sobre él durante la clasificación en Bahréin para ver cómo responde. Aunque apenas llevamos una carrera de esta temporada, ya podemos ver que estará llena de emociones.