El entrenador del Atlético de Madrid, Diego Simeone, ha recibido una suspensión de tres partidos, con efecto inmediato, después de que se lanzara un balón a la cancha del Vicente Calderón durante un contraataque del Málaga, el pasado fin de semana.

La suspensión, por lo tanto, abarcará los partidos restantes de liga del Atlético: contra el Rayo Vallecano, el Levante y el Celta de Vigo, mientras luchan por el título contra el Barcelona y el Real Madrid.

Simeone fue expulsado durante la victoria de los rojiblancos ante el Málaga porque un balón fue lanzado a la cancha cuando atacaban los visitantes, con la intención aparente de interrumpir la jugada.

No parece que el argentino haya sido el responsable de la acción, pero como entrenador, las reglas dicen que está a cargo de monitorear lo que sucede en su área técnica.

Cuando habló después del partido, Simeone no tuvo inconveniente con la decisión del árbitro Antonio Mateu Lahoz.

“Es evidente que el árbitro tomó la decisión correcta, visto el reglamento”, dijo.

“Hizo lo que debía hacer. No hay mucho más que se pueda decir”.

“La imágenes lo mostrarán (lo que sucedió). Había un chico a mi lado, pero eso no significa nada”.

A falta de tres partidos en La Liga, el Atlético está empatado a puntos con el Barça y un punto arriba del Real Madrid, aunque el equipo catalán lleva la ventaja debido al mejor resultado en la serie particular.

EL Atlético continúa en la Liga de Campeones, también, y Simeone estará en el banquillo cuando su equipo se enfrente al Bayern de Múnich en la ida de semifinales en la capital española, este miércoles.