El futbol, aunque regularmente alejado de las situaciones políticas, ya dio muestras de daños en el FC Barcelona, esto por la situación que se vive en Catalunya, localidad que manifestó una violenta jornada durante el referéndum el fin de semana.

Y es que el partido entre el Barcelona y Las Palmas se llevó a cabo a puerta cerrada, algo poco común en el Camp Nou, que está habituado a llenarse hasta las lámparas cada que juegan Messi y compañía, situación que se determinó cuando el club se unió a la huelga general del pasado martes.

Según Josep Bartomeu, presidente del club, afirmó que La Liga Española no permitió que se aplazara el compromiso, razón por la que, jugar sin público, era la única manera de mostrar el repudio al a situación, sin necesidad de combatir al organismo rector del futbol español.

Esto podría ser solo el comienzo del fin, pues el FC Barcelona podría separarse de la Liga en algún momento, dando paso a situaciones más importantes que el futbol, por lo pronto, solo 5 jugadores del primer equipo se entrenaron, ya que la mayoría jugará eliminatoria mundialista y dicha pausa permitiría que se enfríen las cosas, al menos en cuanto a futbol se refiere.