Fue sin duda un fin de semana de fútbol emocionante y muchos habrán estado viendo el partido crucial entre Stoke City y Crystal Palace, mientras Stoke luchaba por permanecer en la Premier League. Desafortunadamente para los fanáticos del Stoke, perdieron 2 a 1 en casa y por ello caerán en el Campeonato. El juego, resumió, de varias maneras, la temporada de ambos equipos y resaltó exactamente lo que ha provocado que el Stoke City haya sido relegado.

Durante todo el partido, el Palace lució tranquilo, en control y más que listo para manejar lo que el Stoke pudiera arrojarle, bajo la experimentada mano del entrenador Roy Hodgson. Stoke, por otro lado, lució desorganizado, caótico, derrumbándose bajo presión tan pronto James McArthur condujo el nivel del Palace.

Era obvio para cualquier espectador por qué el Palace y Hodgson podrían estar cautelosamente optimistas sobre la campaña de la siguiente temporada de la Premier League. Sin embargo, el Stoke se enfrenta a la difícil tarea de reconstruir y encontrar su lugar en el ultracompetitivo mundo del Campeonato.

Cuando el Crystal Palace se deshizo de Frank de Boar después de las cuatro derrotas sin goles en la Premier League, el club estuvo sujeto a una crítica generalizada, sin embargo, el presidente Steve Parish se ha reivindicado ya que el equipo está seguro dentro de la Premier League y parece rejuvenecido.

El pronto despido de De Boer después de otorgarle confianza con su nombramiento fue un resultado directo de una toma de decisiones deficiente por parte del equipo. Pero Parish ahora argumentaría que ellos se dieron cuenta de que habían cometido un error y actuaron a tiempo para salvarse.

En contraste directo con esto, el Stoke mantuvo la fe en su entrenador Mark Hughes hasta su derrota en la tercera ronda de la Copa FA en la liga dos de Coventry City, y ahora se encuentran sufriendo la suerte contraria a la del Palace.

El retorno del Stoke y su consolidación en la Premier League habían sido orquestados por la familia Coates. Son reconocidos por tener paciencia y apoyar a sus entrenadores y es muy fácil, por supuesto, criticarlos en retrospectiva. Claramente esto es exactamente lo que sucedió, mientras que la suerte del equipo se decidió rodeada de asientos vacíos y jugadores y espectadores llorosos en el Estadio bet365.

Sin embargo, viendo hacia atrás, el problema comenzó mucho antes a finales del año pasado cuando el Stoke ganó solo seis de sus últimos 19 partidos de la liga para terminar en treceavo lugar, su peor posición bajo el mando de Hughes. Mientras que el equipo tiene una tradición de fuerte defensa y de un excelente ambiente en casa, estos se volvieron rápidamente en sus mayores debilidades ya que de 19 partidos de esta temporada de la Premier League, solo ganaron cinco y perdieron nueve. Además, el nombramiento de Paul Lambert tuvo un tinte de desesperación después de que nombres como Gary Rowett entrenador de Derby County y Martin O’Neill, entrenador de la República de Irlanda se distanciaron del puesto.

Lambert se ha movido mucho desde que fue despedido por Aston Villa y ha pasado tiempo con los Blackburn Rovers y Wolverhampton Wanderers antes de pasarse al Stoke. Comenzó su trabajo con gran entusiasmo, posiblemente demasiado como lo sugiere su lenguaje corporal del sábado y que fue completamente frenético en lugar de mostrar el frente tranquilo y compuesto que sus jugadores podían haber necesitado. Al hacer esto, solo consiguió elevar los niveles de ansiedad que se sentía en el estadio.

En breve, Lambert no ha logrado marcar una diferencia en un equipo que ya parecía dispuesto a ser relegado cuando tomó las riendas. Ha estado a cargo del equipo durante 14 juegos de la liga, ganando solo uno, empatando siete y perdiendo seis. El equipo ahora tiene el récord de la peor defensa de la Premier League con 67 goles concedidos y la peor diferencia de goles con 34.

En las notas del programa del juego, Lambert escribió, “No nos hace falta nada en lo que respecta a corazón, espíritu y unidad”. Aunque esto puede ser cierto, al equipo carecía de calidad, compostura, organización y confianza. Esta es una combinación fatal y en última instancia es lo que llevó diez años de participación del Stoke en la Premier League a su fin .

Aunque Lambert será recordado como el entrenador que relegó al Stoke, la caída del equipo de la Premier League comenzó mucho antes de que él asumiera el control del equipo.

La pobre final de la temporada 2016/17 del Stoke continuó al inicio de esta campaña y sin duda le ayudó la deficiente estrategia de transferencia que no logró traer las mejoras obviamente necesarias después de su última campaña.

Cuando Xherdan Shaqiri llegó por 12 millones de libras del Inter de Milán en agosto de 2015, trajo al equipo un nuevo nivel de calidad y parecía que cargaba con todas sus esperanzas hasta este último fin de semana. Durante el partido dio un excelente tiro libre que ofreció una esperanza real de supervivencia, pero después del segundo tiempo el Palace finalmente la revirtió.

En agosto, el antiguo delantero del Real Madrid, Jese llegó como préstamo de Paris Saint-Germain, pero se desvaneció luego de un inicio prometedor en el que hizo la anotación vencedora en su debut contra el Arsenal. De forma similar, el defensa Kevin Wimmer ha sido un fracaso y prácticamente ha desaparecido de la vista por completo desde que salió del Tottenham Hotspur por 18 millones de libras.

Los fanáticos también serán muy exigentes con la firma de Saido Berahino quien ha sido traído desde West Bromwich en enero de 2017 por 12 millones de libras. Una vez fue considerado uno de los jóvenes talentos más prometedores de Inglaterra, pero ahora parece que su carrera está prácticamente acabada. Berahino ha jugado para el equipo en 28 juegos, comenzando en solo once de ellos, y no ha logrado anotar un gol en 1206 minutos jugados en Stoke City.

Solo dar un rápido vistazo a la escuadra actual muestra lo desesperada que se ha vuelto la situación para el Stoke City. Aún dependen de Peter Crouch, de 37 años, para anotar goles, mientras que Glen Johnson de 33 años, tuvo una tarde muy difícil antes de ser sustituido. En la banca estaban Stephen Ireland de 31, Charlie Adam de 32 y Darren Fletcher de 34. Está claro que este equipo tiene un equilibro deficiente ya que cuenta con demasiados jugadores que ya han tenido sus mejores días en la Premier League.

El año pasado, el equipo sufrió la pérdida de Marko Arnautovic, un jugador que parecía inspirarlos a otro nivel de juego y les ayudó a ganar varios partidos, cuando lo transfirieron al West Ham por 24 millones de libras. Todo esto apunta al hecho de que, en los últimos años, la escuadra del Stoke City se ha deteriorado constantemente y que ahora necesita de una urgente reconstrucción. Desafortunadamente, el equipo encara una tarea difícil en el competido mundo del campeonato.

Además, esto se volverá aun más difícil ya que es muy probable que el portero inglés Jack Butland y el talentoso Shaqiri no estarán contentos de continuar sus carreras en una división inferior. Después de que se confirmó la relegación, Lambert, claramente devastado dijo, “Tiene que ser reconstruido y regresará con fuerza por el apoyo que tiene detrás. El club de fútbol debe reflejar a sus aficionados porque tiene un apoyo increíble”.

A pesar de estar complacido de ganar el partido, Hodgson mostró claramente tener simpatía por el Stoke al finalizar. Sin embargo, en privado sentirá alivio porque ha logrado resucitar su carrera de entrenador luego de dar un giro impresionante en Crystal Palace.

Cuando Hodgson, ahora de 70 años, renunció como entrenador del England justo después de la humillante salida de Euro 2016 de su equipo a Islandia en los últimos 16, verdaderamente parecía que su carrera había llegado a su fin. Sin embargo, ha recibido apoyo del club desde que era un niño y ha logrado una increíble victoria convirtiendo al Crystal Palace en el primer equipo en mantenerse en la liga después de perder sus primeros siete jugos desde el Liverpool en la temporada 1899-1900.

Mostró un gran nivel de democracia luego de la victoria y claramente eligió cuidadosamente sus palabras, muy consciente de que sus anfitriones estaban lidiando con la decepción del descenso.

En los últimos meses sin duda ha regresado a hacer su actividad favorita y la está disfrutando, trabajando diariamente en el campo de entrenamiento del Palace. Viendo el desempeño del equipo este fin de semana indudablemente se mostró el fruto de su trabajo y merece una felicitación por ello.

La seguridad del equipo en la Premier League fue prácticamente garantizada antes del juego, pero aun así mostraron mucho más compostura y clase, especialmente en momentos clave, y aprovecharon la velocidad de Wilfried Zaha y Andros Townsend así como la calidad del mediocampista Ruben Loftus-Cheek.

Hodgson ya estará pensando en la siguiente temporada y en la difícil tarea que tiene el equipo para reemplazar a Loftus-Cheek cuando regrese al Chelsea. Sin embargo, estará contento de que su reputación, la cual estaba seriamente dañada por su tiempo en el England, ahora está prácticamente restaurada.

Después del partido, rindió homenaje a su equipo y personal de apoyo quienes han trabajado arduamente para superar problemas de lesiones graves en el club, y al mismo tiempo disfrutó merecidamente los elogios que se le ofrecieron. “Cada orquesta necesita a un director, y yo he tenido la alegría de ondear la batuta. Tendré mucho del crédito y sería hipócrita de mi parte decir que no disfrutaré de las palmadas en la espalda, pero espero ser lo suficientemente sabio de saber que no es un trabajo de una sola persona. Si quieres llegar lejos al nivel de la Premier League, necesitas mucha ayuda de mucha gente, y he tenido justamente eso”.