El guardameta peruano de los Tiburones Rojos de Veracruz Pedro Gallese, encendió las alarmas de Ricardo Gareca el domingo pasado tras salir de cambio en el duelo que sostenían los del puerto ante América, pues además de abandonar el campo con las asistencias médicas, se confirmaron los temores del seleccionador del conjunto andino, el arquero no escapará del quirófano.

El cuadro escualo informó que su cancerbero sufrió una ruptura del cuerno anterior del menisco medial de su rodilla derecha tras el encontronazo con el paraguayo Cecilio Domínguez, razón por la cual deberá ser operado en próximas horas.

La cirugía que se llevará a cabo el miércoles por el doctor Rafael Ortega en Guadalajara, afortunadamente no fue de consecuencias más graves para el portero titular de la selección peruana, pues solo estaría fuera de 4 a 7 semanas y podría volver para el cierre del Clausura 18 y tomar ritmo rumbo a Rusia 2018, en donde se planea que sea uno de los elementos fijos de Gareca.