El tema en boca de todos los directivos del futbol mexicano es la posibilidad de una reestructura, misma que dejaría al Ascenso MX sin posibilidad de enviar un nuevo equipo cada año a la máxima categoría y por consiguiente, que ningún equipo de la Liga Mx pierda la categoría durante los próximos 4 años.

Ciertamente son solo 6 de los 16 equipos que conforman la división de plata del futbol mexicano, los que cumplen con la infraestructura necesaria para formar parte de la máxima categoría, estos son Atlético San Luis, Atlante, Celaya, Dorados de Sinaloa, Juárez FC y Leones Negros de la UDG, es por eso que se plantea la posibilidad de eliminar el relego o inclusión de los equipos entre una división y otra.

De dicha manera, equipos como Cimarrones, Correcaminos, Murciélagos, Potros UAEM, Tampico Madero, Tapachula, Venados, Mineros, Zacatepec e incluso Alebrijes de Oaxaca (actual monarca), no pueden formar parte de la Liga Mx, bajo pretexto de que su estadio no cuenta con al menos 20 mil butacas y aspiran, al menos por el momento, a que se les dé un premio de 120 millones de pesos para inversión.

La posibilidad de que la máxima categoría vuelva a contar con 20 equipos también es viable, ello significaría ‘invitar’ a dos equipos del Ascenso a reincorporarse a la Liga MX, estos equipos serían el Atlante y los Dorados de Sinaloa, conjuntos que han demostrado mayor solidez aparentemente.