El Ascenso MX en México ha sido una liga maniatada y maltratada debido a decisiones directivas que privan un crecimiento en ella.

El ejemplo de los Cafetaleros de Tapachula resulta revelador. Aunque el equipo ganó dignamente su derecho al ascenso, no pudo conseguirlo tras no cumplir los requisitos que pide la liga en cuestión de aforo en su estadio. Una oportunidad a corto o largo plazo no habrá si continuamente se cambia de reglamento.

Actualmente solo nueve clubes tienen derecho de ascender al máximo circuito gracias a que cumplen con estas medidas; se trata de: Dorados de Sinaloa, Mineros de Zacatecas, Cañeros de Zacatepec, Atlético San Luis, Jaiba de Tampico Madero, Bravos de Ciudad Juárez, Cimarrones de Sonora y Alebrijes de Oaxaca.

Por otra parte, los Potros de Hierro del Atlante, Correcaminos de Ciudad Victoria y Celaya FC perdieron su derecho al ascenso al no poder pagar deudas administrativas.