Olvídate de las peleas, el ganador de la temporada inaugural The Ultimate Fighter Diego Sánchez está volviendo a sus raíces de la lucha libre, que han estado, en su mayor parte, inexistentes durante los últimos años.

El puntaje típico de Jackson-Wink MMA es 1-3 en sus últimas cuatro peleas y hubiera sido de 0-4 Si no hubiera sido por una extraña decisión dividida en un enfrentamiento con el compañero TUF Ross Pearson. A Sánchez no le queda otra obligación más que ganar esta noche (sábado, 05 de marzo de 2016) en su enfrentamiento con UFC 196 con el experimentado en los combates Jim Miller en la parte del boleto de Fight Pass “Prelims”.

Sánchez comenta sobre la lucha:

“Diego Sánchez, sin su lucha, no sería un hombre confiado. Si yo no estuviera seguro de mi lucha, porque he intentado convertirme en un atacante más, entonces no sería Diego Sánchez. Me voy a poner cinco pasos por delante de Jim Miller. Este es el retorno de la pesadilla, de verdad.”

Tal vez lo que será más beneficioso para su salud–y su conjunto de habilidades, será el hecho de que compite en las 155 libras ahora, a diferencia de su última pelea en peso pluma, que ha demostrado ser un paso muy empinado para tomar.

El peso medio de primera y última vez Sánchez, enfrenta una prueba difícil con Miller, nativo de Nueva Jersey, que se las trae todo en su caja de sorpresas para él. La mejor arma de Miller es sus artes marciales mixtos que sin duda buscará poner en marcha después de un derribo.

Todos sabemos cuán sangriento Sánchez es propenso a ponerse.

A Miller también se le va a presionar duro para que consiga una victoria ya que él es el dueño de la 1-3, con derrotas contra sus enemigos Michael Cheisa y Donald Cerrone en ese lapso.