Ahora que ya todo vuelve a la normalidad, que la Copa Mundial ha terminado y que Francia se ha llevado a casa el título, es momento de reflexionar sobre el rendimiento de los jugadores de todos los equipos. Vamos a analizar a algunos de los mejores jugadores de la Copa Mundial de la FIFA 2018.

Luka Modrić de Croacia

Muchos piensan que Modrić fue el mejor jugador del Mundial en todos los aspectos. Estuvo excelente como mediocampista, logró generar muchas oportunidades de gol y anotó algunos penales cruciales, y también lideró muy bien a su equipo y lo llevó hasta la final. Aunque los croatas perdieron contra Francia, Modrić se merece un gran reconocimiento por su actuación sobresaliente.

Kylian Mbappé de Francia

‪Best Young Player of the WorldCup ✅ ‬

Публикация от Kylian Mbappé (@k.mbappe29)

Durante el Mundial, Kylian Mbappé le demostró al mundo una vez más lo fantástico que es como jugador: es increíblemente rápido, tiene una habilidad fabulosa para controlar el balón al primer toque y corre con la pelota entre los pies como el jugador brasileño Ronaldo. Parece que Mbappé está en camino de convertirse en el mejor jugador del mundo y seguramente se fue a casa feliz sabiendo que es el primer adolescente desde Pelé en anotar cuatro goles en un Mundial, incluido uno en la final.

N’Golo Kanté de Francia

World Champion 👍🏽 #fiersdetrebleus 🇫🇷 🔵⚪️🔴

Публикация от N'Golo Kanté (@nglkante)

Hace cuatro años casi nadie había oído hablar de N’Golo Kanté, pero desde entonces ha ganado dos veces la Premier League, la FA Cup, el premio al jugador del año y ahora el Mundial. Es sin duda uno de los mejores defensas del mundo, como lo demuestra el hecho de que fue quien más veces interceptó el balón en el torneo (veinte, empatado con Román Zobnin). También demostró que es capaz de correr con la pelota entre los pies a gran velocidad, dejando a muchos defensas sufriendo para seguirle el ritmo.

Kevin De Bruyne, de Bélgica

History ✍🏼🥉🇧🇪

Публикация от Kevin De Bruyne (@kevindebruyne)

Durante el Mundial, Kevin De Bruyne generó quince oportunidades de gol en jugada, más que ningún otro jugador en el torneo. Además, lo hizo mientras desempeñaba el papel de centrocampista profundo, lo que podría haberlo sacado completamente del juego. En las ocasiones en que el entrenador Roberto Martínez cambió el sistema para que De Bruyne pudiera influir en los juegos, este jugador lo hizo con verdadero estilo. Además, su gol de largo alcance contra Brasil fue uno de los mejores del torneo. De Bruyne también contribuyó de manera significativa al gol de contraataque contra Japón.

Eden Hazard de Bélgica

Eden Hazard tiene el no tan agradable honor de ser el jugador contra quien más faltas se cometieron durante el Mundial. Sus rivales siempre hacían todo lo que podían para alejarlo del balón y a menudo recurrían a agarrarlo por la camiseta o a patearlo. Demostró un excelente control cercano y fue uno de los delanteros que más emociones fuertes nos dio durante el torneo, pues estaba constantemente atacando y siempre dispuesto a escapar de los defensas con astucia o fuerza. En total anotó tres goles, hizo dos asistencias y logró trece oportunidades de gol en jugada.

Paul Pogba de Francia

Pogba fue excepcional durante todo el torneo, pues se movía de forma inteligente, nunca jugó de más, fue un verdadero jugador de equipo y tuvo varios momentos excepcionales. Por ejemplo, en la final pateó un pase de volea de 45 metros con la parte exterior de su pie, con el suficiente efecto de retroceso como para reducir su velocidad en el camino exacto que estaba recorriendo Kylian Mbappé.

Raphaël Varane de Francia

A pesar de que no hay estadísticas destacadas por parte de Raphaël Varane, fue uno de los defensas más completos del torneo. Francia fue excelente en la retaguardia, en gran medida gracias al control sereno de Varane sobre los cuatro jugadores de atrás. Ganó un total de 27 duelos aéreos e hizo solo un tacleo. A la edad de 25 años, Varane ahora puede añadir esta victoria mundialista a sus cuatro medallas de la Liga de Campeones, a sus títulos de La Liga y a tres Copas Mundiales de Clubes.

Ivan Rakitić de Croacia

Ivan Rakitić, junto con Luka Modrić, dio una clase magistral como mediocampista en el Mundial y desempeñó un papel absolutamente crucial para el control que Croacia tuvo sobre el flujo de los partidos. A menudo se podía ver a Rakitić entre los defensores centrales, para liderar el juego de preparación a gol. En ocasiones se puso en posiciones ofensivas, marcó un gol y generó 10 oportunidades de gol. También se le pudo ver en áreas amplias marcando a sus contrincantes con la ayuda de otro jugador, para asegurarle a Croacia la posesión del balón. No es de extrañar que Xavi, su excompañero de equipo en el Barcelona, haya afirmado que Rakitić ha sido uno de los mejores fichajes que alguna vez ha hecho el Barcelona.

Antoine Griezmann de Francia

A pesar de que Griezmann se tiró al piso para asegurar el tiro libre que abrió el marcador para Francia en la final, no es raro ver a jugadores astutos haciendo un buen papel. Dejando de lado sus dudosas tácticas, Griezmann es un jugador que piensa increíblemente rápido, detecta oportunidades para atacar, encuentra espacios a donde moverse y se las arregla para hacer pases a sus compañeros de equipo a través de huecos que muchos no detectarían. Anotó cuatro goles, dos de ellos en penales, lo que lo convierte en el segundo máximo goleador en conjunto con otros, y sin duda merece mucho reconocimiento por su desempeño.

Philippe Coutinho de Brasil

Philippe Coutinho nos impresionó con una de las mejores anotaciones del torneo, con su gol contra Suiza a una distancia de 23 metros. Aunque hemos visto muchos goles impresionantes de Coutinho en la Premier League, en general su juego durante todo el Mundial fue excelente y muy agradable de ver. Anotó dos goles, hizo dos asistencias y generó trece oportunidades de gol en jugada.

Ivan Perišić de Croacia

Ivan Perišić tiene todas las cualidades de un excelente extremo: es rápido, hábil, potente y decidido. Ha demostrado en numerosas ocasiones que es capaz de esquivar a un defensa por la banda y enviar un centro enroscado a un delantero, o de aparecerse en un espacio perfecto en el momento oportuno para marcar sus propios goles. En total, anotó tres goles, incluido el gol del empate contra Inglaterra en la semifinal, e hizo una asistencia que culminó en otro gol.
Romelu Lukaku de Bélgica

Romelu Lukaku fue el máximo goleador de Bélgica en el torneo, con cuatro goles. Hubo momentos en los que parecía que le iba a arrebatar la Bota de Oro a Harry Kane, pero se quedó corto debido a un par de malos toques y algunos errores. Lukaku ha mejorado mucho su conciencia posicional y su movimiento cuando no está en posesión del balón, y eso que todavía tiene 25 años. Si continúa por este camino, estará en su mejor momento para jugar con Bélgica en el próximo Mundial.

Diego Godín de Uruguay

Diego Godín y Joes Giménez fueron quizá los mejores defensas centrales de todo el torneo. Godín lideró al equipo desde la retaguardia y ayudó a resolver situaciones peligrosas, haciendo diez tacleos y trece intercepciones en sus cinco partidos. No es posible evitar pensar que si el resto del equipo hubiera jugado más como él, Uruguay habría llegado mucho más lejos.

Benjamin Pavard de Francia

Hace solo dos años, Benjamin Pavard estaba viendo a Francia perder en la final de la Eurocopa 2016, desde la zona de los aficionados. Sin embargo, ahora el joven lateral derecho ha ganado la Copa del Mundo y hay un hervidero de rumores de que ha sido fichado por un gran club europeo. Fue un excelente defensa del lado derecho de Francia y, con regularidad, demostró madurez y sentido de la posición, mucho más allá de sus 22 años.

Kieran Trippier de Inglaterra

A Kieran Trippier le gusta ser conocido como el Šime Vrsaljko inglés y generó más oportunidades de gol que cualquier otro jugador en el Mundial. Aunque esto se debió en gran medida a que ejecutó un gran número de tiros libres, lo hizo con una habilidad y una consistencia realmente impresionantes. Si tan solo Inglaterra hubiera aprovechado mejor algunos más de estos tiros…

Cristiano Ronaldo de Portugal

Cristiano Ronaldo tuvo uno de los momentos más destacados del Mundial: el gol de tiro libre que anotó para conseguir un triplete contra España fue absolutamente asombroso. Lo hizo todo con tanta confianza que nunca hubo ninguna posibilidad de que no anotara, y aunque solo logró un gol más en el torneo, fue una amenaza constante y demostró que en verdad sigue siendo uno de los mejores jugadores del mundo.

Neymar de Brasil

Hubo mucha controversia en torno a Neymar durante el torneo, pues estuvo tirándose al piso, rodando, haciendo trampa y haciéndole un gran daño a su reputación. Sin embargo, cuando por fin decide jugar, es increíble: hizo más disparos que ningún otro jugador (26) y nadie más acertó tanto en el blanco como él (13). Solamente Kieran Trippier generó más oportunidades de gol que Neymar (Trippier 24 y Neymar 23).

Isco de España

Isco hizo más pases exitosos en la mitad contraria que cualquier otro jugador en el Mundial. Hizo un total de 320, 34 más que Modrić , y solo jugó en cuatro partidos. Hizo 135 toques en un partido, más que nadie en el torneo. Es sin duda el mejor jugador de España y, en general, un futbolista excelente en todos los aspectos.

Oghenekaro Etebo de Nigeria

Aunque Etebo solo jugó tres partidos, verdaderamente nos impactó en todos ellos. Recientemente firmó un contrato con el Stoke City, pero después de su actuación en el torneo sin duda podría aspirar a mucho más. Etebo tuvo un manejo excelente del balón, siempre sereno y consciente de lo que le rodeaba. Es verdaderamente un jugador al que hay que seguir muy de cerca en el futuro.

[M1]The original said “Modic”. I guess it’s a mistake and it’s actually Modric