Los Angeles Rams van camino a una temporada de 6-10 luego de la derrota el domingo contra los Carolina Panthers, pero el entrenador Jeff Fisher no parece demasiado preocupado sobre su futuro con el equipo.

“Para nada incómodo”, dijo Fischer cuando le preguntaron cómo se sentía sobre su futuro con el equipo, el cual no está determinado más allá de esta temporada. “No me siento incómodo para nada. Nunca miro hacia atrás”.

Fisher sí expresó desencanto con el arranque de 3-5 de su equipo, pero enfatizó que sigue estando en la “misma página” con el propietario del equipo, Stan Kroenke, en cuanto a la dirección del equipo.

“Él entiende lo que hemos pasado, está igual de desencantado que yo con las derrotas… Entiende que somos competitivos y que estamos haciendo todo lo posible para darle la vuelta a esto”.

Fisher hizo unas declaraciones famosas a sus jugadores antes de la temporada que “ni por el **** iba a quedar 7-9 u 8-9 o 9-7, ¿bien?”. Hasta ahora, sin embargo, el regreso del equipo al sur de California no ha salido como se planificó. Jared Goff, la selección No. 1 del equipo, aún no ha tomado ni una jugada en un partido, y el equipo sigue quedando atrás en una división oeste de la NFC más vulnerable de lo usual.

Con Case Keenum nombrado como titular del juego de la próxima semana contra los Jets, queda aún por verse si los Rams pueden romper su racha de cuatro partidos perdidos. Difíciles partidos en diciembre contra los Patriots, Falcons y Seahawks complicarán los esfuerzos del equipo para lograr clasificar a los playoff.

En cuanto a Fisher, quizá debería estar un tanto incómodo con su posición. Nunca ha tenido que soportar una campaña de 7-9 u 8-8 con una selección No.1 en su plantilla.