Pareciera que cualquiera que quiera proyectar la fecha de regreso de Andrew Luck está perdiendo su tiempo. Incluso el entrenador de los Potros, Chuck Pagano, pocos días antes del partido inaugural de pretemporada del equipo contra los Leones, no sabe cuándo Luck estará de regreso.

“Estamos donde estamos con eso”, mencionó Pagano. “Cuando digan que está saludable y listo para jugar, lo pondremos a jugar. Ha jugado mucho football americano.”

Pagano debe estar cansado de responder a la misma vieja pregunta tanto como está cansado de no tener una respuesta concreta. De su parte, Luck ha esquivado muy bien cualquier escenario optimista o pesimista respecto a su próxima temporada. Les comentó a los reporteros recientemente que no se asustaran, aunque eso quizá fue el quarterback cerebral reflexionando sobre la verdadera importancia de su lesión en el mundo.

Los Potros nunca iban a poner a su rostro de franquicia de 27 años en riesgo a largo plazo. El arriesgar la salud de Luck en el partido inaugural de la temporada, o incluso en cualquier juego en las primeras semanas, sería irresponsable.

La única forma en que los Potros se vieran mal en este momento es si no estuvieran preparados en la posición de quarterback suplente. Ahora, el equipo continúa aumentando la confianza en Scott Tolzien. Tolzien lanzó 23 de 37 para 216 yardas, una anotación y dos intercepciones en su único inicio el año pasado. De por vida, va 79 de 128 para 937 yardas, dos anotaciones y siete intercepciones.

Si los Potros hubieran tenido la más mínima sensación de que el hombro de Luck tomaría todo este tiempo para recuperarse y no maximizara su fortaleza en la posición de quarterback suplente, esa sería la única verdadera decepción en este escenario. Mientras que algunos equipos como los Gigantes, los Patriotas, los Bengalíes, los 49ers y los Osos poseen múltiples quarterback en servicio con capacidades para obtener una victoria, otros no sienten la necesidad de tener un segundo. Tolzien puede haber crecido significativamente en su segundo año con esta ofensiva y tendrá su oportunidad para mostrar al equipo que no tienen de qué preocuparse este fin de semana.