Los New York Jets están de nuevo donde comenzaron.

Geno Smith es el quarterback titular y Ryan Fitzpatrick es su reemplazo. Este, por supuesto, era el plan inicial de Todd Bowles el año pasado antes de que IK Enemkpali le destrozara la quijada a Smith con un puñetazo traicionero motivado por un boleto de avión de $600. Le tomó 14 meses a Smith recuperar su trabajo, y no es seguro cuánto tiempo podrá aferrarse a él, luego de que los Jets, con registro de 1-5, comiencen a mirar hacia el futuro durante otra temporada perdida.

Pero por ahora, Geno es el hombre, y sus compañeros en los Jets cerrarán filas alrededor de su nuevo (antiguo) QB1. A Brandon Marshall, quien, antes del infame golpe de IK, de hecho estaba contento con Smith y decía de él que era una estrella en ascenso, le preguntaron cómo había madurado Smith.

Las palabras que decidió usar Marshall, intencionalmente o no, fueron apropiadas.

“Ha sido increíble ver a este hombre crecer y realmente darle un puñetazo en la cara a la adversidad”, le dijo Marshall a los reporteros.

Estos son sus New York Jets en 2016.