Nadie tiene su futuro garantizado y en ocasiones, la pretemporada resulta ser más peligrosa que el certamen mismo, puesto que todos los elementos buscan lugar en el roster, un claro ejemplo de ambos temas fue el susto que propinó Odell Beckham Jr. en un juego ante Browns.

El receptor de los Giants de New York es una de las figuras del futbol americano profesional que podría brillar la próxima temporada, tiene muy buenos números y la juventud a su favor, ya que, con apenas 24 años, ya tiene una nómina elevada.

Al arranque del segundo cuarto, Eli Manning envió un pase hacia OBJ y este último saltó para encontrar el ovoide, pero justo al intentar apoyar los pies en el césped nuevamente, el defensor Briean Boddy-Calhoun le propinó un golpe fuerte entre la rodilla y el tobillo, esto hizo que el estelar neoyorkino se levantara furioso y arrojara su casco al suelo en señal de molestia.

Camino al vestidor, el dorsal 13 de NY se detuvo a inclinarse en una clara muestra de dolor, por lo cual, fue llevado a tomarse radiografías y estas resultaron afortunadamente para su causa y la de la franquicia, negativas y todo quedó en un esguince de tobillo.

La prensa afirma que el jugador cotizó previo al partido, una póliza de seguros en caso de no llegar a una extensión de contrato antes de que inicie la temporada, misma que le costaría alrededor de $600,000 USD.

Odell Beckham está en su último año de contrato vigente y aunque gana menos que Derek Carr (25 millones de euros) o Antonio Brown (17 millones de euros), está llamado a ser el mejor pagado de la liga en algún momento gracias a su calidad.