Bélgica vs. Italia – Previa

thumbnail

EL choque de hoy del Grupo E en la Euro 2016 entre Bélgica e Italia en Lion es claramente uno de los más interesantes de todos los juegos de “apertura” en estas finales.

Bélgica, la actual N° 2 en la clasificación de la FIFA, es a las claras lo que todos ven como un equipo joven y brillante, del cual podemos destacar a Kevin De Bruyne (Manchester City), Eden Hazard (Chelsea), Radja Naingolan (Roma), Romelu Lukaku (Everton) y otros, sin mencionar a su talentoso técnico Marc Wilmots. Italia, por supuesto, es Italia.

La cuatro veces campeona del mundo, cuando no se estrella en la primera ronda, como les sucedió en las dos últimas Copas del Mundo, tiende a ser una amenaza en los torneos.

Italia llega al torneo bajo la guía de uno de los mejores talentos de entre los entrenadores de Europa, ya el futuro técnico del Chlesea, Antonio Conte.

Al ganar tres títulos consecutivos con la Juventus, en el proceso de devolver a la Vieja Señora del fútbol italiano en la cime de la clasificación europea, Conte hizo notar sus indudables cualidades. Si lograra conseguir algo con esta Italia, representaría un logro de la igualdad de oportunidades.

Una predecible clasificación a la Euro, en un grupo que contaba con Croacia, Bulgaria, Noruega y Malta, apenas le llamó la atención al mundo. Desde entonces, Italia ha perdido “prestigio” en amistosos nada menos que con Bélgica, y el 4-1 contra Alemania en Múnich, en marzo.

Conte quería esos amistosos contra los más fuertes para probar totalmente a los suyos, descubriendo por sí mismo y sus jugadores dónde estaban exactamente colocados en la parrilla de largada de la Euro 2016.

Todo esto es una forma de decir que, cuando vaya a nombrar su equipo de hoy, es muy poco probable que Conte presente sorpresas, manteniendo casi la totalidad del equipo que se clasificó para Francia. 21 de los 23 de Conte fueron elecciones que pudo haber nombrado el pasado invierno. Solo el una vez convocado Stefano Sturaro, de la Juventus, y Angelo Ogbonna, del West Ham, significaron leves sorpresas.