Resumen de la temporada 2016… Red Bull

thumbnail

Pilotos: Daniel Ricciardo, Daniil Kvyat, Max Verstappen
Puntos:468 (segundo lugar de constructores)
Mejor resultado: 1º (Verstappen, GP de España; Ricciardo, GP de Malasia)
Mejor clasificación: 1º (Ricciardo, GP de Mónaco)

Red Bull comenzó el 2016 con pocas expectativas. Después de la decepción de terminar en cuarto lugar en el campeonato de constructores en 2015 y sin pruebas sólidas de que Renault por fin consiguiera arreglar su V6 turbo, el equipo no esperaba mucho para las primeras pruebas. Las primera cuatro carreras estuvieron sólidas pero sin llegar a espectacular al registrar Daniel Ricciardo cuatro cuartos lugares consecutivos y el desempeño de Daniil Kvyat fluctuando desde un podio ganado a pulso en China hasta un error de novato en la vuelta inicial en Rusia. Pero fue en el inicio de la temporada europea donde todo cambió cuando Red Bull tomó la osada decisión de cambiar a Kvyat por el piloto de 18 años de Toro Rosso, Max Verstappen.

Fue una decisión que trajo recompensas inmediatas cuando Verstappen se convirtió en el ganador más joven de un gran premio de la F1 en España. Una mejora en los motores hizo del Red Bull de Daniel Ricciardo lo más rápido que hay sobre cuatro ruedas en Mónaco dos semanas después, pero un set de neumáticos mal colocado le costó una victoria casi segura en su última parada de pits. Cayeron en un bache en los circuitos de alta velocidad de Baku y Montreal, pero después de eso Red Bull se afianzó como la firma Nro. 2 detrás de Mercedes.

Aunque el terminar en segundo en el campeonato de constructores fue un logro impresionante dado el inicio del equipo, 2016 fue más que nada prepararse para el 2017 para Red Bull. En febrero el resto de la parrilla finalmente aceptó firmar el reglamento 2017 por el que habían hecho campaña, haciendo énfasis de nuevo en la aerodinámica que históricamente ha sido el fuerte de Red Bull. Posteriormente llegó un contrato para motores dos meses después buscando facilitar las cosas a los fabricantes de F1 para la convergencia de desempeño durante los próximos tres años, alimentando así una de las fortalezas principales de Mercedes.