Ronaldo es expulsado después de anotar en la Victoria del Madrid sobre el Barҫa

thumbnail

Cristiano Ronaldo tuvo un gran impacto en su truncada aparición en el Camp Nou el domingo, marcando un gol antes de ser expulsado en la victoria del Real Madrid sobre el Barcelona en el partido de ida de la Súper Copa de España.

Ronaldo entró al minuto 58 y anotó con un hermoso tiro para poner el marcador 2 a 1 en el minuto 80, ganándose una tarjeta amarilla por quitarse la playera para mostrar su musculatura frente a los aficionados del Barcelona.

Pero esa pose desafiante se convirtió en berrinche petulante dos minutos después cuando Ronaldo recibió otra tarjeta por echarse un clavado en el área después de un contacto con el defensa del Barcelona, Samuel Umtiti.

Ronaldo le dio un empujón por la espalda al árbitro después de ver la tarjeta roja lo que significaba que se perdería el partido de vuelta del miércoles.

El entrenador del Madrid, Zinedine Zidane, mencionó que el club consideraría apelar la segunda tarjeta de Ronaldo con la federación de futbol de España.

“Tuvimos un gran juego. Lo que me molesta es la expulsión de Cristiano”, mencionó Zidane. “Quizá no fue penal, pero la tarjeta fue demasiado.”

Después de que el Madrid tomó la ventaja en el minuto 50 por un autogol del defensa barcelonés, Gerard Piqué, Lionel Messi igualó para el Barcelona en el 77 desde el manchón penal. A Messi se le dio la oportunidad de elevar su record de goles en el “clásico” a 24 contra el Madrid cuando Luis Suárez recibió una falta por parte del guardameta, Keylor Navas.

Aunque el gol de Ronaldo fue un golpe para el Madrid, el tiro del sustituto Marco Asensio al minuto 90, con el Madrid jugando con solo 10 hombres, dejó al Barcelona en un pozo profundo para el partido de vuelta.

“No lo voy a ocultar, estoy contento con el resultado. Pero, por supuesto, esto no se ha acabado”, mencionó Zidane.

?

Публикация от Cristiano Ronaldo (@cristiano)

Mientras que el Madrid de Zidane tomó un gran paso hacia un segundo título para iniciar la temporada después de vencer al Manchester United en la Súper Copa de Europa, fue un débil debut para el director técnico del Barcelona, Ernesto Valverde.

El Barcelona quería mostrar que, con Messi, Luis Suárez y Andrés Iniesta, aún le puede competir al Madrid a pesar de haber perdido al estrella brasileño Neymar ante el Paris Saint-Germain por una transferencia record la semana pasada.

Valverde optó por iniciar con Gerard Deulofeu en el puesto de Neymar por el costado izquierdo y el contraste con Neymar fue claro. La delantera carecía de un talento natural y de una sincronización experta que Neymar había desarrollado durante cuatro temporadas con Messi y Suárez al frente y el Barcelona atacó mejor después de que el mediocampista Denis Suárez remplazó a Deulofeu al principio de la segunda mitad.

Mientras que el Barcelona cayó ante su acérrimo rival, Neymar anotó un gol en un impresionante debut para el PSG para ayudarlos en su victoria por 3 a 0 en Guingamp en la liga francesa.

La noche para el olvido del Barcelona comenzó cuando Piqué se deslizó para tapar un pase cruzado de Marcelo, solo para redirigir el balón a la esquina de sus propias redes.

El Barcelona aún dominaba la posesión del balón, pero terminó cayendo en las manos del Madrid. Fueron tomados fuera de balance en la defensa con los goles de los sustitutos de la segunda mitad, Ronaldo y Asensio, anotados en la culminación del partido.

Ambos delanteros quedaron solos contra Piqué. Y, después de maniobrar para colocarse en sus puestos, Ronaldo y Asensio realizaron impresionantes tiros desde afuera del área para vencer los brazos extendidos del guardameta Marc-Andre ter Stegen.

El primer gol de la temporada para Ronaldo llegó después de jugar solo los últimos 10 minutos en la victoria del Madrid sobre el United mientras Zidane monitorea su regreso a máxima velocidad después de unas largas vacaciones de verano.

La derrota deja al Barcelona bajo presión para gastar al menos parte de la cifra record de 222 millones de euros ($262 millones de dólares) que recibió del PSG por Neymar antes de que el mercado cierre a finales del mes. Hasta ahora, los intentos del club para tomar al mediocampista del Liverpool, Philippe Coutinho, y el extremo del Dortmund, Ousmane Dembele, han fallado.

“El equipo necesita renovarse”, mencionó el mediocampista del Barcelona, Sergio Busquets. “No hay duda que tenemos que contratar jugadores.”