Mientras la edición pasada del Super Bowl parecía representar trágicamente la caída de un grande como Tom Brady, exactamente al otro lado del país en San Francisco, se dio a conocer uno de los contratos más polémicos en la historia del futbol americano, el quarterback Jimmy Garoppolo es a partir de ahora, el mejor pagado de la historia del emparrillado.

Con apenas 26 años, el nacido y formado en la Universidad de Illinois, recibió un contrato de 137.5 millones de dólares para jugar con los 49’ers por las próximas 5 temporadas, teniendo un salario promedio de 27.5 millones por año, equivalente a casi medio millón por semana.

El mariscal diestro militaba con New England hasta 2016, pero San Francisco lo intercambió por una selección en la segunda ronda del sorteo universitario de este año y cerró su último año como novato jugando 5 partidos de temporada regular, ganando todos, y completando 120 de 178 pases.

Su etapa con los Pats terminó en contra de la voluntad de Bill Belichick, quien lo tenía considerado como sucesor ideal de Tom Brady, pero la directiva decidió confiar en que QB de 40 años se levantaría con el Vince Lombardi al menos un par de veces más, dejando partir al nuevo pasador sensación de la NFL, quien ganará en solo 5 años lo que Tom Brady ganaría en 14 temporadas.